Día del emprendedor 2012: “Descubre tus frenos” por Yolanda Cañizares

28 Oct

El día  23 de octubre tuve el  placer de asistir en Zentrum (Ibercaja), un taller-charla sobre los frenos que tienen los emprendedores. Es una de las conferencias a las que estoy asistiendo estos días y que están organizadas por varios organismos y organizaciones estatales y aragonesas, como todos vosotros sabréis, como el Gobierno de Aragón, el Instituto Aragonés de Fomento, Cámara de Comercio, Cai, Ibercaja… enfin, muchos y variados que se han implicado en mostrarnos que se puede emprender.

La charla, de tres horas (que se hizo corta) fue impartida por Yolanda Cañizares, una enérgica coach que nos puso las pilas a todos, y que de alguna manera puso nombre a todos los miedos que se tienen normalmente cuando se está viendo la posibilidad de emprender.

La charla se denominaba “Descubre tus frenos” y a continuación voy a realizar un resumen + mis aportaciones de la misma, ya que fue muy muy interesante.

Esta es Yolanda:

Yolanda Cañizares, Coach profesional

Y esta es su charla:

El propósito de esta charla es descubrir de dónde vienen tus frenos, es un entrenamiento para las competencias emocionales.

Una de las frases que nos puso como ejemplo fue “El único límite a nuestros logros de mañana está en nuestras dudas de hoy”, una frase de F.  Rooselvet, que nos habla de que aunque  cuando emprendemos hay cosas que se nos escapan y se nos escaparán, pero que somos nosotros los que estamos poniendo freno HOY, por si las dudas…

“Todos dicen que tener talento es cuestión de suerte. Nadie piensa que la suerte pueda ser cuestión de talento…”· Y esta frase es de J. Benavente. Nos viene muy bien porque, a pesar de que los libros de autoayuda que nos dicen que las cosas buenas nos van a llegar etc. si que llegan, pero llegan si tu haces algo al respecto. La suerte no existe, la suerte se hace, se busca, se llama, se rasca, se consigue, se trabaja, y entonces y solo entonces lo que llamamos “suerte”, llega.

La actitud que puedas tener hacia estas circunstancias actuales va a cambiar mucho tu suerte. Es decir, si tu te quedas en casa, esperando que alguien te llame para montarte una empresa, o para darte un trabajo, o que te toque “la lotería” y entonces emprendes… vas dado. Si quieres emprender, o trabajar o lo que sea, hay que salir a la calle, hay que buscar activamente, ir a charlas, hablar, compartir… tener una actitud positiva ante la vida, y si, es cierto, tenemos crisis, pero eso nunca tiene que ser una excusa.  Y sigo que me voy del tema…

¿Qué entendemos por TALENTO? nos preguntó Yolanda

  • La capacidad de poner en valor mi habilidad
  • la capacidad para hacer algo bien
  • algo innato
  • un don
  • capacidad de discernir
  • intuición
  • formación…

Todo eso forma parte del talento, y cuando montamos un negocio, es precisamente para sacar de dentro nuestra capacidad. Pero no es suficiente tener capacidad, sino ponerla en valor, ese es el verdadero talento.

Dentro de las habilidades que podemos tener, encontramos cosas tangibles e intangibles:

Intangibles:

  • Autoimagen
  • comportamiento
  • motivación
  • valores
  • compromiso
  • responsabilidad

Dominar estos recursos hace que aumentemos nuestra capacidad, que pongamos en valor todas aquellas características tangibles como son:

  • conocimientos
  • habilidades
  • aprendizaje
  • capacidades
  • experiencia

Normalmente estamos más pendientes de las cosas tangibles que de las intangibles, pero, las primeras se aprenden, las segundas hay que desarrollarlas.

Toma de conciencia:

Abre los ojos, se consciente de lo que hay a tu alrededor, de las situaciones, de tus capacidades, y cuando de repente, se abre nuestra mente, o nuestra consciencia, nos damos cuenta que nuestros recursos son ilimitados. Eso si, sin dejar de trabajarlos.

Así como tenemos sistemas biológicos en nuestro cuerpo como el neurológico, el digestivo… tenemos un sistema emocional. Afortunadamente para nosotros,  el sistema emocional, como el muscular, se puede entrenar. Se pueden controlar positivamente nuestras emociones, y para ello, hay que :

  1. tomar conciencia de qué es lo que deseo
  2. decidir
  3. ir a por ello!

Cuando comienzo a poner en valor un talento, comienzan a aparecer:

EMOCIONES –> vergüenza, miedo, exaltación, inseguridad, pudor, bloqueo…

CREENCIAS –> está mal visto, deben verlo los demás, modestia, cómo está el mercado, y si no gusta, y si no sé hacerlo…

CONSECUENCIAS –> esfuerzo, pereza, diferenciación, vulnerabilidad, singularización..

Los frenos principales son la falta de manejo de mis propios recursos, de mi “guión”

No nos damos cuenta de hasta qué punto estamos actuando en un guión marcado por las costumbres familiares (no te bañes en tres horas…) las creencias propias ( no quiero salir en las fotos, que siempre salgo mal), las sociales ( como vivo en tal ciudad o hablo tal idioma ya tengo que…). Somos actores de nuestro propio guión, piezas del puzzle del guión de otro y realmente es dificilísimo salir, o al menos es trabajoso. Pero si somos conscientes de nuestras competencias emocionales, podemos decidir cómo vamos a hacer ese guión, y cambiarlo cuando sea necesario. ¡ Hay que salir a luchar, a ser rebelde! Si tu haces un cambio en tu vida, aunque sea pequeño, tu entorno responde con respecto a ese cambio y estás dibujando tu propio mañana.

La inteligencia emocional es una parte muy importante en las competencias emocionales, porque nos ayuda a equilibrar nuestros recursos, nuestra inteligencia racional y el pensamiento lógico, con nuestros valores y creencias para alcanzar nuestro objetivo o meta en la vida, sea cual sea.

Entonces nos puso un ejemplo de un río de aguas bravas, al que comparó con el desarrollo de nuestra vida. La vida va transcurriendo por un camino como así transcurre el río. Puede ser más o menos difícil, puede haber momentos de remanso, momentos de bravura, de dificultad, y nosotros vamos navegando en el río de la vida.

Pero en un río no se puede ir andando, ¿verdad?, debemos montarnos en una barca, para no hundirnos. Esta barca, que representa a nuestros recursos, a nuestra inteligencia racional y habilidades tangibles, puede ser más grande o más pequeña, pero igual nos hará flotar.

¿Y qué dirige la barca? yo no, porque mentalmente no tengo poderes mágicos. Puedo hacerlo con las manos, pero seguramente no será muy útil. Entonces necesitaré unos remos, por supuesto. Los remos representan a la inteligencia emocional, a la que hace que podamos dirigir una vida, o un negocio, que consigue evitar las piedras del camino, o si nos da la vuelta la barca y nos hundimos, salir a la superficie.

Y para terminar con esta primera parte del taller de Yolanda Cañizares, y bueno, mis opiniones personales, resumo:

QUERER–>DECICIR–> ENTRENAR

Seguiré en otro post…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: